Inducción miofascial

La inducción miofascial o liberación miofascial es una terapia que actúa fascias del cuerpo, así como, de forma indirecta al resto del sistema musculo-esquelético y vísceral.

La fascia es tejido conjuntivo fibroso muy resistente que envuelve el organismo, músculos, huesos, articulaciones y sistema nervioso y vascular. Se extiende por todo el cuerpo como una red y conecta todas las estructuras corporales.

Gracias a las fascias son posibles movimientos fisiológicos, como el latido del corazón y o el movimiento de expansión de los pulmones al respirar, otras funciones de la fascia son protección, equilibrio postural, nutrición de los tejidos, curación de las heridas, unifica estructuras del cuerpo, sostén y estabilidad.

Esta lesión del sistema fascial puede producirse por traumatismos, intervenciones quirúrgicas, estrés o posturas inadecuadas que producen restricciones de su movilidad y alteración de su función y produciendo, como consecuencia, dolor y ralentizando la recuperación del organismo.

El paciente es tratado de manera global, prestando atención a todos sus sistemas.

Este tipo de terapia se ulitiza principalmente debido a su eficacia para el tratamiento de dolores de espalda, fibromialgia, tratamientos postquirúrgidos, cicatrices, fascitis, síndrome del latigazo cervical y problemas de estrés.

A través de un tratamiento miofascial se consigue lo siguiente:

  • Disminución del dolor
  • Aumento del movimiento
  • Restauración del equilibrio del sistema musculoesquelético y visceral